14 de mayo de 2009

La fisura

Introducción:
A primera vista, la literatura mendocina no existe. Si usted se toma el trabajo de mirar en las librerías de nuestra ciudad, encontrará poco o casi nada; quizás algún texto de Abelardo Arias, Di Benedetto, Tejada Gómez, los dibujos de Quino y eso en las librerías de libros usados porque desde hace mucho tiempo no los reeditan. En esa generación parece que se hubieran acabado los arrestos para formar un pujante panorama literario local. Aunque es falso, acá en el poto del mundo una camada de escritores y poetas jóvenes, semijovenes y veteranos, cinchan por nacer y salir a la luz. Está bien, hubo un corte del período siniestro en nuestra historia — se cayó el sistema, dicen ahora—, que abortó la posibilidad de la continuar, esa etapa imprescindible donde el maestro vigila con celo por sobre el hombro, lo que está haciendo su alumno. Tuvimos que empezar práctica-mente de cero. Pero partimos de la hipótesis que eso fue en el pasado o de-bería haber pasado. Ha existido y existen otros intentos en el sentido en el que nos embarcamos; valga el caso de varios como la extinta Diógenes, la revista Serendipia con A. Frías a la cabeza, y otras. La idea es fortalecer esas corrientes y formar una masa crítica que permita conseguir una reso-nancia nacional; demostrando que en Mendoza las letras, aunque haciéndo-le respiración artificial, todavía viven. Eso es lo básico pero también de-seamos dar un ámbito para la confrontación de ideas, de ensayos, de atrevimiento. La cultura sin esa sal carece de sabor y se convierte en algo parecido a la sosa lectura de la Guía telefónica.
Atravesamos por tiempos de terremotos, todo se va a cuestionar durante esta crisis económica y su variante mas ponzoñosa; la social. El pensamiento, herramienta bastante oxidada por su inactividad, vuelve a ser necesario, diríamos que imprescindible. Por último llamamos en nuestra ayuda al humor, palabra que proviene de humedad aquel sitio donde pulula la vida, sin él estamos perdidos y deberíamos resignarnos a vivir en un erial, seco y permanente.
Condensadas en estas pocas palabras se encuentra nuestra lista de obje-tivos, no son pretenciosos a primera vista pero a no engañarse, debajo…, hay que construir la materia nutricia de sustentación, es una tarea de varias generaciones.
Il cappo maffia

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dónde se consigue?

Cósmico dijo...

totalmente de acuerdo. Desde un rincón del mismo poto del mundo, unos atorrantes como usted producen un fanzine socio-cultural-literario llamando "desvío cósmico", distribuido cada 15 días en forma gratuita en los lugares habituales.
Este es el blog. Saludos

www.desviocosmico.blogspot.com